separacion socio

Como comentamos en anteriores Tax Informa, el día 1 de enero de este año, después de sucesivas suspensiones durante más de cinco años, entró en vigor el artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, que establece el derecho, para los accionistas o socios de sociedades no cotizadas, a exigir la separación de la sociedad (es decir, a que la sociedad les recompre o reembolse sus participaciones), si habiendo votado en la Junta ordinaria a favor del reparto de dividendos no se hubiera acordado al menos el reparto de un dividendo mínimo de un tercio de los beneficios repartibles del ejercicio anterior.

Los requisitos para poder ejercer este derecho son:

  1. La sociedad debe haber llegado al quinto año de vida, desde su inscripción en el Registro Mercantil.
  2. Deben existir beneficios repartibles y que estén referidos a los resultados de explotación del objeto social. No viene referido, por los tanto, a beneficios extraordinarios.
  3. El socio o accionista debe haber votado a favor del reparto en la Junta de aprobación de las cuentas anuales y que la Junta no haya acordado el reparto de ningún dividendo, o bien que el dividendo aprobado no llegue a un tercio del resultado de explotación.
  4. El accionista deberá comunicar fehacientemente el ejercicio de este derecho de separación en un plazo máximo de un mes a contar desde la fecha de la Junta.

Una vez ejercido el derecho por parte del socio afectado, la sociedad está obligada a pagarle el valor de las acciones o participaciones, pudiéndonos encontrar ante dos escenarios: si a resultas de una negociación de mutuo acuerdo se llega a un entendimiento en relación al precio de las acciones o participaciones se podrá ejecutar la separación inmediata del socio. En caso de no conseguirse un acuerdo, será necesario que el socio solicite del Registro Mercantil el nombramiento de un experto independiente que señalará el precio de las acciones o participaciones.

En el supuesto de que la sociedad deniegue el derecho de separación o no acate el nombramiento de experto designado por el Registro será necesario que el socio interponga una demanda declarativa de reconocimiento de su derecho de separación, judicializándose el asunto.

Desde Tax Legal les damos todo nuestro apoyo- tanto desde la vertiente mercantil como procesal – para prestar el asesoramiento necesario en cada caso concreto, ya sea desde el punto de vista de la empresa (por ejercicio del derecho por parte de sus socios minoritarios) como desde el punto de vista de las inversiones que la empresa pueda tener como participaciones minoritarias en otras sociedades (interesante forzar su desinversión) o bien de un socio minoritario que desea conseguir un reparto de dividendos en los supuestos en que se cumplan los requisitos exigibles o, en su caso, conseguir la salida de la sociedad y dar valor a su participación, de la que, hasta el momento, no se obtenía ningún rendimiento.

Éste será un tema de actualidad que se pondrá en relieve en las juntas ordinarias que estos días están celebrando las compañías. Si anteriormente los conflictos entre socios desembocaban en la impugnación de acuerdos de junta por falta de información al socio – ahora ya no es causa de impugnación fruto de los cambios normativos – la judicialización de estas controversias societarias quedará sustituida por el ejercicio del derecho de separación. Por lo tanto, como conclusión prevemos una importante casuística y abundante jurisprudencia en esta materia para los próximos meses. Todo esto obligará a una planificación previa por parte de las sociedades en el momento de abordar la probación de las cuentas anuales con beneficios.

logo-footer

FOLLOW US ON: