Business people shaking hands

¿Qué son? Diferencia entre Convenios Estatutarios y Extraestatutarios.

Los Convenios son las normas que regulan las condiciones de trabajo básicas (salario, jornada anual, vacaciones, régimen disciplinario), de un sector o actividad en un determinado territorio, creando derechos y obligaciones para las partes.

Por lo tanto, se convierte en la norma fundamental en la regulación de las relaciones laborales en el seno de la empresa.

Pueden tener diferentes ámbitos territoriales: locales, provinciales, interprovinciales, comunitarios o estatales.

Las empresas que no tienen Convenio propio, en función de la actividad que lleven a cabo y del ámbito territorial en el que actúen, deben acogerse al Convenio que más les encaje.

Un Convenio Estatutario es el que ha sido negociado por las partes legítimamente capacitadas para hacerlo (en los de ámbito superior a la empresa, los sindicatos, federaciones y confederaciones sindicales y asociaciones empresariales, federaciones y confederaciones empresariales), según el procedimiento y la tramitación establecidos en el Estatuto de los Trabajadores,

Un Convenio Extraestatutario es el negociado entre representantes de los trabajadores y empresas al margen de las reglas establecidas en el Título III del E.T.

La diferencia entre uno y otro es la eficacia personal: el estatutario tiene eficacia general (es de aplicación a todos los trabajadores y empresarios incluidos en la correspondiente unidad de negociación, con independencia de su afiliación a las organizaciones sindicales y empresariales que lo han firmado).

El extraestatutario solamente tiene una eficacia personal limitada: el ámbito de aplicación queda limitado a los trabajadores y empresas que concertaron el Convenio, ya sea por ellos mismos o a través del sindicato o asociación empresarial a la que están afiliados. Un Convenio de empresa es el que regula las condiciones de trabajo propias de la empresa o grupo de empresas, y únicamente es de aplicación en su ámbito de influencia (territorio donde trabaja la empresa).

El R.D.L 3/2012 (Reforma Laboral) y la preeminencia de los Convenios de empresa.

El R.D.L. 7/2011 de negociación colectiva ya comenzó a marcar el camino para la priorización del Convenio de empresa y facilitar la negociación de los Convenios, evitando su bloqueo. No obstante se limitaba a algunos aspectos de la negociación, que sólo se podían acordar si suponía una mejora respecto al Convenio sectorial a aplicar.

Con la reforma laboral se realza la prioridad del Convenio de empresa sobre el sectorial en materias como: salario base y complementos, abono de horas extras, retribución del trabajo a turnos, horario y distribución del tiempo de trabajo, etc. Ahora se pueden pactar todos los aspectos incluso por debajo del Convenio sectorial, aunque no por debajo del Estatuto de los Trabajadores. Es decir, se impulsa la relevancia y primacía del Convenio colectivo de empresa ante los que regulan su sector o actividad, con independencia de que sea su ámbito de aplicación espacial. Lo que no se regule por Convenio de empresa se entenderá que se basa en lo que diga el Convenio sectorial aplicable. Ahora bien, para pactar un Convenio de empresa es necesario el acuerdo con los representantes de los trabajadores y su registro ante el correspondiente Departamento de Trabajo.

Materias que se pueden regular mediante Convenio de empresa.

La regulación de las condiciones establecidas en un Convenio de empresa tendrá prioridad de aplicación respecto del Convenio sectorial estatal, autonómico o de ámbito inferior en las siguientes materias:

  • Cuantía del salario base y complementos salariales (incluidos los vinculados a la situación y resultados de la empresa)
  • Abono o compensación de horas extra y retribución específica del trabajo a turnos
  • Horario y distribución del tiempo de trabajo, régimen de trabajo a turnos y planificación anual de vacaciones
  • Adaptación al ámbito de la empresa del sistema de clasificación profesional de los trabajadores
  • Adaptación de los aspectos de las modalidades de contratación que se atribuyen por el RDL a los Convenios de empresa (contratos de formación, aprendizaje)
  • Medidas que favorecen la conciliación entre la vida laboral, familiar y personal

Ventajas de tener un Convenio propio

Al tener preeminencia la norma convencional especial o particular, el Convenio de empresa no estará vinculado en su contenido al de los Convenios concurrentes de ámbito superior, pudiendo establecer una regulación propia para la empresa, respetando siempre los contenidos mínimos del ET y el resto de normativa laboral, sobre todo la que tiene carácter imperativo.

El hecho de tener un Convenio propio no solamente tiene importancia a la hora de definir la realidad retributiva de los trabajadores de su empresa, sino también su grado de polivalencia funcional. Dado que con la reforma se han suprimido las categorías profesionales, quedando como único criterio de encuadre el grupo profesional, con el Convenio se pueden estipular unas funciones mucho más amplias para sus trabajadores, y de forma permanente, sin que exista el problema de la movilidad funcional.

Marta Nogué

logo-footer

FOLLOW US ON: