conceptes_retribuits_abonats

El Pleno del Parlamento de Cataluña aprobó el pasado 22 de enero de 2014 la Ley de Presupuestos para el 2014 así como su Ley de Acompañamiento, en la cual, entre otras medidas, ha aprobado la reforma del Impuesto sobre Sucesiones.

En primer lugar, hay que decir que nos encontramos ante una reforma del impuesto y no ante una recuperación del mismo, a pesar del uso mediático de esta última expresión, ya que el atributo como tal, no había dejado de existir nunca, pero, ciertamente, estaba muy mitigado por la reforma que hizo la Ley 19/2010 y la posterior bonificación del 99% de la cuota por las herencias deferidas de padres a hijos o entre cónyuges

El nuevo régimen del impuesto presenta unas modificaciones a la normativa actual que, básicamente, afectan a las reducciones personales y a la bonificación de la cuota.

Por un lado, se aminoran las reducciones personales, que quedan fijadas en los siguientes importes:

Grupo Concepto REFORMA
I Descendientes y adoptados menores de 21 años 100.000
POR CADA AÑO DE MENOS DE 21
12.000
límit 196.000
II Cónyuge 100.000
Hijos y adoptados 100.000
Resta descendientes 50.000
Ascendientes y adoptantes 30.000
Situaciones convencionales de ayuda mutua 50.000
III Colaterales de 2º y 3r grado y ascendientes y descendientes por afinidad 8.000
IV Colaterales de 4º grado, grados más distantes y extraños 0

Por otro lado, y en cuanto a la bonificación de la cuota tributaria, se mantiene la del 99% para los cónyuges, pero para el resto de contribuyentes de los grupos de parentesco I y II, se sustituye la bonificación del 99% por una bonificación variable que se establece en función de la base imponible del contribuyente y que opera de forma progresiva, a menor base imponible, mayor bonificación, es decir, aquel que hereda menos, disfruta de una bonificación más elevada. Para los contribuyentes de los grupos I y II incluidos en el primer tramo de la base imponible, es decir, hasta 100.000€, se mantiene la bonificación actual del 99%.

Como ejemplo, un hijo que perciba una herencia de un millón de euros (incluido una vivienda habitual de medio millón de euros), la cuota del importe será de unos 9.700 euros.

 El salto en la tributación se produce a partir de esta cantidad de un millón de euros. Así, por una herencia de tres millones de euros (la mitad de la cual corresponde a la vivienda habitual), los hijos herederos pagarían unos 290.000 euros.

Si, a todo esto, se le suma que se ha prorrogado para 2014 el restablecimiento del Impuesto sobre el Patrimonio puede que resulte conveniente hacer un estudio jurídicofiscal sobre como optimizar estos dos atributos, que van íntimamente ligados, analizando diferentes opciones para, según el caso, reducir la factura fiscal.

logo-footer

FOLLOW US ON: