autonomos2016

El TJUE se pronuncia sobre dos cuestiones perjudiciales planteadas. El contenido versa sobre la posible discriminación por motivos religiosos o por las convicciones personales de determinados trabajadores. Declaró lo siguiente: (I) La prohibición de llevar pañuelo islámico que proviene de una norma interna de una empresa privada, que prohíbe el uso visible de cualquier símbolo político, filosófico o religioso en el puesto de trabajo, no constituye una discriminación directa por motivos de religión o convicciones en el sentido de la Directiva Europea. (II) No obstante, la normativa interna de una empresa privada puede constituir una discriminación indirecta si se acredita que la obligación ocasiona una desventaja particular a aquellas personas que profesan una religión o tienen unas convicciones determinadas, excepto si se puede justificar objetivamente con una finalidad legítima, como el seguimiento por parte del empresario de un régimen de neutralidad política, filosófica y religiosa en las relaciones con sus clientes, así como que los medios para la consecución de esta finalidad sean adecuados y necesarios, extremos que corresponderá comprobar al tribunal remitente.

logo-footer

FOLLOW US ON: